Esvástica

nazis

Por Juan Terranova

1.

“La Delegación Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) repudió el domingo la aparición de carteles con cruces esvásticas y simbologías nazis en una escuela del barrio porteño de Villa Devoto.” La prosa de este fragmento pertenece a un redactor anónimo del portal de noticias del diario Perfil. La nota se titula: “Propaganda nazi en un colegio de Villa Devoto.

2.

Telam: “La aparición de los carteles con información y simbología sobre el nazismo fueron denunciados por la Agencia Judía de Noticias (AJN) que recogió los reclamos de varios de los ciudadanos que fueron a votar a la Villa Devoto School, donde fueron exhibidos dichos carteles.”

3.

Se sabe: la elecciones permiten que muchos civiles entren en los recintos educativos y al parecer muchos de ellos –¿cuántos? ¿quiénes ¿cómo?– hicieron la denuncia del caso.

4.

Los fiscales de la mesa 4962 adelantaron que ya hubo personas de diferentes lugares que solicitaron que las carteleras sean retiradas” informó la Agencia Judía de Noticias.

5.

Además se dice que Julio Schlosser, el presidente la DAIA, se presentó a las 16.30 en la institución escolar para “mantener un encuentro” con algún directivo.

6.

Mientras tanto Adolf se escondía entre los pupitres y las urnas.

7.

Schlosser declaró que fue una “actitud irresponsable por parte de la institución” y sostuvo que “los ciudadanos que emitieron su voto lo único que veían era una escuela plagada de esvásticas” porque “seguramente nadie se detuvo a leer los textos en letra manuscrita y en inglés.”

8.

Nadie se detuvo a leer. ¿Era necesario leer para entender? Lo único que se veía; una escuela plagada de esvásticas.

9.

Un locutor que no termino de identificar –parece de C5N– entrevista a Schlosser en YouTube: “Varios ciudadanos que fueron a votar ayer al colegio Villa Devoto School se encontraron con carteles con una cruz esvástica, está en línea Julio Schlosser, el presidente de la DAIA. Me imagino que están indignados, ¿no? Como nosotros.”

10.

(La vieja y querida indignación compartida y que se comparte.)

11.

Ya por la foto –una única foto con apenas dos esvásticas– se nota que se trata de un trabajo práctico, de una lámina, ocasional instancia pedagógica, útil escolar, bien confeccionado, desde ya –y esto no es menor–, pero muy lejos de merecer una denuncia. ¿O hay más? ¿O quizás estemos hablando de otra cosa?

12.

El mismo Schlosser reconoce enseguida esa función educativa. También lo percibieron en Diario Registrado donde el lunes titularon: “Las esvásticas en el colegio de Devoto eran un trabajo práctico.”

13.

¿Decepción? ¿Ya no hay posibilidad de indignarse?

14.

Primero fue el repudio entonces y después la investigación. (Tenemos suerte de que no sea como en Alicia en el país de las maravillas, primero la sentencia y después el veredicto.)

15.

Escucho una vez más al titular de la DAIA. ¿No hay en esa voz que denuncia un vértigo, una arrogancia, casi diría la voz de un descubrimiento sensual, una confirmación?

16.

Este judío es, sin duda, un judío hiperbólico, exagerado, un archi-judío. Pero no se lo siente preocupado, sino más bien ocupado, o, dicho rápidamente, tratando de justificar su existencia, su trabajo, su función.

17.

El acto libre de la votación y el ciudadano ungido con el poder de la democracia, que lo elige a él para que él a su vez lo elija a ella, contrastan con el signo del totalitarismo asesino. Luego llega el malentendido, el equívoco, el error develado. ¿Es solo eso? ¿No se filtra algo más?

18.

La coartada educativa no sirve, o mejor, no alcanza. El templo del saber, con todo su potencial creador, no logra ser percibido como un laboratorio donde eso –la esvástica, la historia, la política, el totalitarismo– debe ser estudiado. ¿Qué hubiera pasado si se trataba de un colegio en Villa Ballester? En Berlín o en Munich jamás podría haber ocurrido, porque ahí estos símbolos y estos colores así dispuestos están prohibidos. Fueron borrados no solo de los planes de estudio, sino de la vida pública y privada de la nación que los acuñó.

19.

¿Es posible que el símbolo en sí mismo se cargue de un efecto más allá de su contexto de enunciación?

20.

¿Y qué hubiera pasado si la esvástica se hubiera colado en alguno de los sobres, más grandes y prácticos, con los que esta vez nos ayudaron a votar a los argentinos?

21.

Le manifesté que no analizo pedagógicamente, pero la presencia de esvásticas hacían que todo el mundo mirara eso” dice Schlosser. (Las cursivas me pertenecen.)

22.

Señorita maestra, yo quiero votar eso. Quiero que eso triunfe.”

23.

Dicen que me burlo de todo, me río de todo, porque me burlo de ellos y me río de ellos, y ellos creen ser todo” decía Jacinto Benavente.

24.

La pregunta más importante que podemos hacernos es ¿por qué ese símbolo significa tanto todavía para nosotros? incluso antes de ¿qué es lo que significa?

25.

En un artículo famosos titulado con pompa “Notas sobre la deconstrucción de la popular”, Stuart Hall examinó el uso de la esvástica con inusual poesía teórica. Lo cito in extenso: “¿Qué podría ser más ecléctico y fortuito que esa colección de símbolos muertos y chucherías, extraídos del baúl de los disfraces del pasado, con que muchos jóvenes de ahora han optado por adornarse? Estos símbolos y chucherías son profundamente ambiguos. Con ellos podrían evocarse mil causas culturales perdidas. De vez en cuando, entre las demás chucherías, hallamos ese signo que, más que cualquier otro, debería quedar fijo -solidificado- en su significado y connotación cultural para siempre: la esvástica. Y, pese a ello, ahí cuelga, parcial –pero no totalmente– separada de su profunda referencia cultural en la historia del siglo XX. ¿Qué significa? ¿Qué está significando? Su significación es rica y muy ambigua: ciertamente inestable. Este signo aterrador puede delimitar varios significados, pero no lleva ninguna garantía de un solo significado dentro de sí mismo. Las calles están llenas de chiquillos que no son «fascistas» por el hecho de llevar una esvástica en una cadena. Por otro lado, podrían serlo… Lo que signifique este signo dependerá en última instancia, en la política de la cultura juvenil, menos del simbolismo cultural intrínseco del objeto en sí y más del equilibrio de fuerzas entre, pongamos por caso, el National Front y la Anti-Nazi League, entre White Rock y el Two Tone Sound.”

 Sid+Vicious

26.

Remarco la frase: “Estos símbolos y chucherías son profundamente ambiguos.”

27.

Al mismo tiempo, con Yeats sabemos que los buenos pueden ser bastante desabridos y los malos se nos aparecen llenos de “passionate intensity.”

28.

Al mismo tiempo el aula es, por lo general, un lugar de guerra. Guerra entre el docente y los alumnos, guerra entre el docente y la institución, guerra entre los alumnos mismos, guerra en el interior de cada uno de los alumnos. Las alianzas son usuales, también las traiciones.

29.

¿Están las instituciones civiles del mundo preparadas para entender lo que sucede en un aula, su especial dialéctica, su fuerza centrífuga, la necesaria represión, la contradicción esencial de enseñar para domesticar?

30.

Quizás el aula y el colegio se volvieron demasiado ajenos al mundo. Tal vez siempre lo fueron.

31.

Insisto, ¿por qué es tan magnética la esvástica?

32.

Wilhelm Reich señaló que los ejes de esa cruz tenían reminiscencias eróticas y que el símbolo se volvía más pregnante en relación proporcional a la frustración sexual.

33.

Hay un forma del mal ahí. Una forma de la disrupción. Un decir “no”. Una negatividad que genera miedo y que, a su vez, al ser negada se fortalece, crece, prohibida y condenada a las sombras. Miedo en el votante, entonces. Miedo en el hombre institucional. Un miedo que puede ser dulce y desencadenar acciones represivas con el condimento de la indignación.

34.

¿La esvástica es tan mala a priori como buena es la democracia? ¿Y si ese símbolo nos describiera una parte humana, íntima, privada, un deseo obturado que no queremos ver?

35.

En su ensayo sobre la derecha, incluido en su libro Las cuestiones, Nicolás Casullo habla del triunfo en el mundo de una derecha liberal y ya asimilada a la rutina cuya fantasía última es el totalitarismo. Ahí habla de un “voyeurismo sobre la extrema derecha política.”

36.

En el lenguaje es siempre la guerra” escribió una vez Henry Meschonnic.

37.

Dios nos cuide de los burócratas que leen mal. También ellos pueden decir “yo solo hacía mi trabajo.” ///PACO

Un comentario en “Esvástica

  1. La esvástica como símbolo me parece que representa un abismo. Leí por ahí que el problema de mirar hacia abajo en un edificio de 30 pisos, no es el mareo. El vértigo en realidad, son las ganas de saltar.

    Con la esvástica pasa algo similar, me parece. Es una frontera. Una frontera que según nos dicen, sobre todo los dirigentes de asociaciones judías de censura positiva, no hay que cruzar.

    Emulación del ¿error? de dios que, al prohibir comer del árbol de la vida a Adán, performa la conducta del primer humano a transgredir. No hagas tal cosa, es condición suficiente para que uno vaya y lo haga.

    Detrás del símbolo el genocidio y la historia toda del siglo XX. La orgía de muerte nacional socialista. Los cadáveres podridos o incinerados de seis millones de personas. Seis MILLONES. No nos da el tiempo de una vida entera, para imaginar seis millones de rostros y ahí están todos, juntos, muertos, atrás de ese símbolo.

    ¿De cuántas hectáreas tiene que ser el cementerio para seis millones de personas?

    El abismo no entra en la razón. No se lo puede asimilar. Es ese más allá del sujeto que no se puede reducir.

    Todo ahí, condensado, en un dibujo de mierda, que para variar es increíble en proporción, dinámica y color.

    Negro siempre, como el abismo.

    Va que se yo, me parece(?).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s