El poder del capital erótico

NataliePortman-Closer-07

“Vivimos en un mundo tan cautivado con la belleza
como incómodo con las ventajas que brinda”

 Por @angulita

Catherine Hakim escribió un libro que le está sacando canas verdes a las Malenas Pichot del mundo. En Capital erótico, la socióloga británica descose las teorías del feminismo radical que, según ella, son funcionales al patriarcado. Dice Hakim que pretender que las mujeres y los hombres sean iguales en todo sentido es empezar la revolución femenina con el pie izquierdo. Las mujeres tenemos ventajas con las que debemos aprender a negociar: una de ellas es la fertilidad. La otra, la ventaja de negociación sexual a partir de lo que denomina el “déficit sexual masculino”. Este concepto es de lo más polémico. Según ella, el control de la concepción a partir de la aparición de las pastillas anticonceptivas fue el puntapié inicial para hacer creer que las mujeres tienen tantas ganas de coger como los hombres, cuando sólo se trata de una “pretendida ilusión de igualdad”. Basándose en estudios de consumo de ocio sexual y estadísticas en diferentes países, Hakim afirma que después de los 30 años el deseo sexual de las mujeres disminuye abruptamente, sobre todo después de la maternidad, mientras que el del hombre va en aumento durante todo su ciclo vital. Aún en los matrimonios con actividad sexual regular, el hombre siempre quiere más que su esposa. Ese déficit con el que vivirían los hombres nos otorga el poder de negociar. Tenemos algo que ellos quieren.

A partir de esta premisa, la socióloga afirma que al capital social, humano y cultural que describió el teórico francés Pierre Bourdieu décadas atrás, hay que agregarle el capital erótico conformado por la belleza, la forma de arreglarse, la simpatía, la forma de manejarse con terceros, las habilidades sociales, etc. Dice Hakim que el error del feminismo es poner a la mujer en el lugar de víctima de la dominación del hombre en lugar de usar las ventajas (primero hay que reconocer que las hay) para repensar su poder. ¿La belleza es superficial? ¿El hombre cosifica a la mujer como objeto sexual y visual? De ninguna manera, tener algo que el otro desea ubica a las mujeres en una posición poder y de ventaja para negociar. Pero para negociar en el ámbito social y laboral, primero hay que aprender a negociar en el ámbito privado.

dsc7797_5x7

Para la teórica inglesa el prejuicio de la linda tonta y la fea inteligente no tiene asidero. Natalie Portman es licenciada en Psicología de la Universidad de Harvard y habla cuatro idiomas, y no es una excepción. Desestimar la belleza por superficial es ignorar el funcionamiento del mundo. El “plus de belleza” en un trabajo, por ejemplo, se paga. El problema está en que al hombre se le paga más que a la mujer porque la belleza y la coquetería en la mujer es algo que se da por sentado, algo considerado como “natural”. Ahí está la desigualdad, dice Hakim. Cita un estudio que se hizo con ex convictos en proceso de reinserción social, en donde a un grupo se les hizo cirugías estéticas y a otros tratamiento psicológico. ¿Adivinen que grupo tuvo menor porcentaje de reincidencia? La belleza genera confianza, autoestima, y abre puertas, dice la académica. ¿Porqué ignorar este factor en vez de incentivar a las mujeres a que lo usen en su favor? El patriarcado y el pensamiento misógino es el que históricamente ligó a la mujer linda, sexy y agradable con la puta, y ése es el prejuicio que hay que desterrar. Kate Moss es bella, rica y exitosa. ¿Está mal que haya abandonado sus estudios para dedicarse a su carrera como modelo? ¿Debería haber ignorado su belleza celestial para terminar el colegio y terminar aburriéndose en una oficina? Hakim dice rotundamente “NO”. Moss es un buen ejemplo de explotación exitosa de capital erótico. Pero ella no se refiere únicamente a la belleza que representa el canon establecido, como el caso de la modelo inglesa, sino que cualquiera puede potenciar sus encantos naturales con las artes de la seducción y el don de gentes.   

La prostitución callejera constituye el 10% del total del sector. El 90% restante funciona bajo las piedras y, según Hakim, gran parte está conformada por chicas de clase media que utilizan sus encantos para ganar dinero y financiar sus estudios. Menciona el caso de Belle de Jour, seudónimo de una dama de compañía que escribió sus memorias y años más tarde reveló su identidad. Se trata de Brooke Magnanti, una especialista en neurotoxicología del desarrollo y epidemiología del cáncer en un equipo de investigación de un hospital universitario de Bristol. Trabajó como call girl mientras hacía su doctorado, ya que ese trabajo, de pocas horas semanales, le dejaba mucho tiempo para dedicarse a su tesis.  Parecería, de acuerdo con la tesis de Hakim, que usar el capital erótico en nuestro favor sería la mejor manera de combatir la misoginia y la dominación masculina. Si el capital erótico está tan bastardeado por los hombres, si ellos destacan la importancia del capital económico y los logros laborales en detrimento del poder estético y sexual será porque ahí debemos poner el ojo. Yes, girl. You´ve got the power /////PACO

55 comentarios en “El poder del capital erótico

  1. Excelente nota. Quedaría ver en dónde y por qué se unen el menosprecio por la belleza “superficial” y por la sexualidad. Quizás la raíz esté en la moral judeocristiana, de la que práctica y lamentablemente toda ideología está contaminada.

    Hay que decirlo de una vez: la “cosificación” de la mujer es preocupación exclusiva de las feas y brutas. O de las *que se saben* feas y brutas, que para el caso es lo mismo.

    Estas ideas estuvieron siempre en el aire, en boca de doña Rosa. Ahora, en las redes sociales, esos lugares comunes tomaron la forma de los .jpg que publican en su muro unos cuantos resentidos. O resentidas.

    No digo que Facebook sea una herramienta de diagnóstico. Parece joda y hay que tomarlo con pinzas, pero si uno se detiene a observar quiénes suelen subir y compartir esa clase de contenidos, la conclusión es bastante obvia. El feminismo 2.0 es la militancia del complejo de inferioridad.

    Ayer, casualmente, una conocida pegó una imagen con esa clase de bajada de línea. Dos modelos trepadas al capó de un cero km, y la leyenda de que “así es cómo se parcializa y denigra a la mujer”. A qué mujer, pregunto yo. Me hubiese gustado responderle “Quedate tranquila que dudo que alguien vaya a pedirte *a vos* que poses para ninguna cámara”. Habría sido para quilombo.

    Si existe un “capital erótico”, estoy de acuerdo con que hay que moverlo, invertirlo, hacerlo crecer en la práctica al igual que cualquier otro “capital” (yo lo llamaría “aptitud” o “competencia”). Y no guardarlo (por vergüenza y puritanismo) abajo del colchón. El que lo haga, lo hace a su propio riesgo de afearse y embrutecerse.

    Búsquenle la justificación que quieran (antropológica, sociológica, etológica, psicológica, evolutiva, etc): nos gusta la compañía de la gente agradable, limpia, sana, de charla inteligente, sin mambos raros. ¿Cuál es el pecado?

    Si me venís con los sobacos peludos y una remera tres talles más grande con la consigna “Mujer linda es la que sabe preparar una molotov”… Mozo, la cuenta.

  2. el menosprecio por la belleza y la sexualidad está precisamente en el origen del patriarcado. Por eso dice Hakim q el feminismo radical le hace el juego al discurso machista. Gracias por el comment!

  3. Entonces, el problema de la desigualdad se resuelve negociando y en el ámbito privado? Hermoso…Luego, con las feas qué hacemos? qué hacemos con las que no lograrán alcanzar esa belleza que exige el éxito? y con las que no quieran prostituirse para pagar los estudios? y qué con las “brutas” que no sólo no conozcan su capital erótico sino ningún otro? Gracias!

  4. muy triste este post, infinitamente triste como toda la provocación de mala apropiación teórica a la que es afecta esta publicación.
    1-¿de dónde salen las cifras de la señora hakim que se retoman alegremente en el post?¿10 por ciento es prostitución callejera y el resto aventuras a lo buñuel? JA ¿dónde? si vamos a decir semejantes cosas que sea con un poco más de rigurosidad. no sé si el problema es de la comentarista o de la socióloga, pero sospecho que es de ambas. citar casos aislados (una superestrella de hollywood, una doctoranda exitosa) no hace a un razonamiento estructural como el que pretende el post. cuestiones de clase se escapan rotundamente a este razonamiento. qué bonito reírse del estúpido feminismo blanco (que ha logrado tanto, sin embargo) con una teoría legitimista que retoma lo peor de la tradición bourdieana (sin siquiera conservar su sensibilidad hacia la dominación).
    2- “las mujeres y los hombres sean iguales en todo sentido es empezar la revolución femenina con el pie izquierdo”. ¿en qué pequeño mundo de fantasía húmeda de la derecha esto es así? si vamos a reírnos de male pichot que sea con un poco más de formación en feminismo que ella, ¿no? tiro un primer dato para el gugleo: “feminismo de la diferencia” y “feminismo de la igualdad”, tradiciones dentro de las cuales puede predicarse “radicalidad” en distintos sentidos. si la señora hakim gusta desconocer esta riqueza y estas contradicciones dentro de la tradición feminista, no la desconozcamos también para reseñarla.
    3-me gustaría saber qué dice la señora hakim de la relación entre el capital erótico y el amor, la forma social en la que, justamente, en la teoría bourdieana, se reproduce la “dominación masculina”. de acuerdo a la reseña, las mujeres deberían ser sujetos racionales que maximizan su capital erótico, olvidándose que están insertas en narrativas -actualmente aún operativas- donde el amor (de ese hombre para el cual se pusieron “lindas”) es la recompensa máxima. para esto sólo pido que chequeen cualquier revista femenina en los medios masivos occidentales globalizados.
    4- por último, es muy sospechosa esa trasmutación de los capitales que propone la autora (la trasmutación del capital erótico en el capital económico o cultural u otro SIN MEDIACIONES Y EN LA NADA MISMA). una mujer puede ser “linda” y también “inteligente” pero su capital erótico, aunque le permita conseguir ciertas posiciones laborales, en esta sociedad llevará la marca de lo conseguido de forma “sucia”, es decir de forma ílegitima (la tradicional sospecha sobre las mujeres que escalan en los trabajos a partir del sexo). desconocer esa construcción social, no es digna de ninguna socióloga que quiera llamarse como tal.
    saludos

  5. Tomemos un tópico frecuente del “feminismo”: la cocina. La mujer feminista se niega a cocinar, como si ahí estuviese en juego su dignidad ya no como mujer, sino como ser humano. Pero son ellas y únicamente ellas mismas las que ven eso -la cocina- como una humillación. Igualdad va a haber no el día que todas las mujeres decidan no cocinar nunca más, sino el día en que el hombre también lo haga (y lo hacemos, lo hacemos). Cocina, limpieza, crianza, en fin: ámbitos donde es posible y razonable la igualdad. En cuanto a otras cuestiones, yo no estaría muy seguro…

    Ahora, t0p0lin, me parece que lamentablemente estás leyendo lo que esperabas leer cuando viste el título y la foto que ilustra la nota. “Feas” no hay. Lo que hay son mujeres que hacen del no depilarse las piernas una declaración de principios. O que se matan día por medio en un Mc Donald’s y en menos de un mes aumentaron dos talles y un 500% el índice colestérico. O que no se afeitan la pelusa de bigote. O que prefieren gastarse la guita en el libro de Bestiaria (para seguir alimentando la autocompasión) en lugar de un conjunto de ropa interior sexy. Etcétera etcétera.

    En cuanto a la prostitución, parece que no te quedó claro. En ningún momento se la menciona como medio privilegiado para pagarse los estudios. Es una elección como cualquier otra. Pero más allá de eso, lo que viene a decir ese ejemplo es que la prostitución “de calidad” (habla de “call girl”, es decir, de lo que acá conocemos como “escort”) no menoscaba las aptitudes altas y reales de -digamos- una profesional universitaria. Prostituirse no es la salida desesperada de la Gladys de Constitución.

    Ser bruta, lo mismo que fea, es algo que se elige. Si tu educación sentimental e intelectual van a ser los monólogos de Malena Pichot o el manifiesto straight edge (más ortodoxo y represor que el Corán y la Torá juntos), entonces qué querés que te diga. 2 más 2 y echale agua.

    ¿Qué hacemos “las que no sólo no conozcan su capital erótico sino ningún otro”? No sé. Es una situación extrema, ¿no te parece? Si no lo conocen, que lo descubran. Y si no pueden descubrirlo (por miedo, pudor, “principios”), que dependan de la beneficencia. Ya que tanto te preocupa su situación, podrías empezar vos mismo por “adoptar” una en sagrado matrimonio. Chiste.

  6. Feminista, cito:

    “me gustaría saber qué dice la señora hakim de la relación entre el capital erótico y el amor, la forma social en la que, justamente, en la teoría bourdieana, se reproduce la “dominación masculina”. de acuerdo a la reseña, las mujeres deberían ser sujetos racionales que maximizan su capital erótico, olvidándose que están insertas en narrativas -actualmente aún operativas- donde el amor (de ese hombre para el cual se pusieron “lindas”) es la recompensa máxima. para esto sólo pido que chequeen cualquier revista femenina en los medios masivos occidentales globalizados.”

    La sospecha es que en el 99% de los casos (no es una cifra oficial, tomalo como lo que es: una metáfora), toda actitud “feminista” es la reacción a un desengaño de pareja. Hablar de amor, narrativa, dominación, etcétera y meter todo eso en la misma bolsa y con tanta visceralidad dan que pensar si es posible una lectura objetiva de -por ejemplo- esta nota. El amor es incuantificable y no se da si no de a dos, fuera de todo análisis y de toda retórica. “Amor” y -qué sé yo- “biopolítica” en una misma frase puede estar bueno para aprobar un TP. O como manera de racionalizar una ruptura. Pero la cosa real está en otro lado, no mezclemos semáforos con batatas.

  7. A la pipetua! Cuantos comentarios para el hortus eroticus. Ya lo venia escuchando de chica: un pelo de concha tira mas que una junta de bueyes.pero el poder lo sigue teniendo HE-man.

  8. Acá estoy con topolin. Hay una diferencia entre la vida privada y la pública -en la que feministas o no, las mujeres sabemos quie estamos varios pasos atrás-.
    Considerar que tenemos el poder porque podemos pelear y/o negociar con nuestra sexualidad (feas y lindas, claro; las feas también cogen) es quedarnos en el plano de la vida privada y olvidarnos del espacio público en el que podemos creer que podemos conseguir cosas con nuestro capital erótico pero seguro no será todo -además de ser muy triste-.
    Por otro lado, confundir a Malena Pichot con el feminismo me parece limitado. Y creer que las feministas son inteligente, feas y no se arreglan también.

  9. Me gustaría saber en qué escenario la mujer puede negociar con su capital erótico teniendo un marido golpeador y borracho que quiere sexo desenfrenadamente. El marco radicalmente racionalista en el que se insertan las “negociaciones” que propone Hakin y reproduce acá angulita se cae por su propio peso.

  10. Hola *Clotilde*. Respondo tu inquietud: si una mujer tiene un marido golpeador y borracho que quiere sexo desenfrenadamente -al margen de que esta no fuera una gozosa elección personal de sensualismo y placer-, probablemente ninguna sociología o feminismo teórico le sirva más que una pistola .22 o un buen abogado familiar. Esta es una forma elegante de decir que tu argumentación es insultante en su penosa brutalidad. Ahora voy a tomar una copa de brandi y voy a pensar si tendría sexo desenfrenado con vos. Me gusta tu nombre.

  11. ay Clotilde, Clotilde, ¿y si el mundo estuviera gobernado por alienígenas? Sin dudas el marco racionalista de las “negociaciones” también se caerían por su propio peso. A ver si pensás un poco antes de contestar semejante estupidez.

  12. sería interesante leer el libro, pero también leer la nota. Creo que decir “las malenas pichot del mundo” no implica pensar que el feminismo está representado por esa idiota, sólo remarca el feminismo simplón que hoy domina los medios de comunicación (y es extremada y estúpidamente potente en las redes sociales).

  13. Hola *nmavrakis*. Siempre me pareciste un tipo sexy e interesante. Sin embargo, tu respuesta me lleva a dos posibles conclusiones: 1) tu estrechez mental (disimulada por tu belleza física) es incapaz de reconocer que, detrás de la exageración de mi ejemplo (la cual es una táctica retórica válida para probar un punto), apunto a señalar que la construcción teórica de Hakin se monta sobre una agency radicalmente racional, siendo una verdad de perogrullo que la racionalidad del ser humano no es ni el único ni el principal motor de su accionar; 2) sí entendiste mi punto, pero por algún motivo vinculado con tu “personaje”, con esa cosa tanto te divierte de hacerte el pistola (que, reconozco, algo me excita), preferís pasar a la ofensiva y desmerecer la observación en lugar de discutirla. En cualquiera de las dos, queda en evidencia que no estás a la altura de ningún debate. Besis.

  14. habría que revisar un par de cositas, me parece, hay gente “fea” que negocia muy bien, y gente “linda” que no quiere negociar siquiera. bah, no sé qué onda con el libro de esta sra. viva lo que sea que te haga feliz :)

  15. coincido completamente con esto último que decís, y con generalizar el feminismo que tanto ha conseguido (me parece, no?), con malena pichot, o reducirlo a un grupo de mujeres horribles que no saben negociar con su “capital erótico”. saludos.

  16. Por empezar, me parece un error pensar que las mujeres se “ponen lindas” para los hombres. A mi entender, explotar el capital erótico no está tan relacionado a la sexualidad de manera genital sino a aprovechar la seducción y/o la atracción como una herramienta. De hecho, me parece que también pasa con los hombres, pero es a las mujeres a las que el feminismo condena cuando lo hacen.
    No se trata de lindas o feas. Se trata de estar dispuesto a seducir o atraer sin culpas. Es probable que en una situación de entrevista laboral, en la que dos mujeres que sean igualmente inteligentes, con igual currículum, etc; gane el puesto la que se sepa “vender” mejor ¿Y si venderse mejor tiene que ver con tener mejor aspecto, qué hay de malo en ello? ¿Por qué hay que sentirse culpable?
    Vivimos en una sociedad que impone reglas, ok, también somos parte de esa sociedad, somos los que hacemos esas reglas. No veo nada malo, ni “sucio”, ni ilegítimo en pensar que si tengo una oportunidad de trabajo, ir a la entrevista arreglada, bien vestida o intentar dar la versión más agradable posible de mí.
    No es lo mismo que escalar posiciones por hacerle algún favor a un jefe o superior, situación que por supuesto también existe, sólo que no creo que sea lo que está en debate.

  17. es genial el paratexto de la nota, cuando los comentaristas se ponen a señalar cosas que no están ni en el libro, ni en la nota. AMO INTERNET CON TODA MI ALMA, POSTA LO DIGO.

  18. JJAJAJAja. justamente, querida machine, lo que intentan intervenciones como la de hakim o bourdieu, es volver objetivable lo que presuntamente está fuera de todo análisis. el amor, como la belleza o el encanto, la magia y el carisma, todos tópicos tratados ampliamente por la tradición socio y antropológica. como hakim se inscribe críticamente en la tradición bourdieana, es que traigo un argumento de bourdieu que a mi juicio debe considerarse para ponderar argumentos como el de la socióloga reseñada. lamento que no lo entiendas, como puede leerse de tu comentario, el que intenta mostrar que ya fue y vino, cuanto todavía no pasó ni el filtro del cbc (y esto entendelo como una metáfora, ya que tanto te gustan)
    al respecto de eso, muy divertido menospreciar un comentario crítico a partir del conocido latiguillo de “aprobar un tp”, irónicamente en una nota que es ella misma un ejercicio escolar.
    por último, no mezclo semáforos con batatas, estoy apuntando al núcleo mismo de la argumentación del texto. si a ninguno de los presentes le interesa (o le da para) discutir eso, no es mi problema. cuando saltás con la biopolítica, ja, eso es la verdadera mezcla de semáforos con batatas. si no sabemos distinguir qué teorías o conceptos teóricos es pertinente traer y cuáles, no, bue (recuerdo que capital erótico es un concepto teórico y no una “realidad”, quizás sea necesario decirlo en este punto). en fin, si es “lo real está en otro lado” te invito a ese otro lado (¿donde vive lo inefable?) y a ser un poco menos soberbia en discusiones intelectuales que requieren otro tipo de herramientas y otro tipo de disposición, ambas muy lejanas de la mera pose de estar más allá.
    saludos

  19. la nota dice varias veces: tonta, fea, belleza, etc. ¿Qué paratexto? Paratexto es algo que debería buscarse en el diccionario antes de ponerlo así como así… (títulos, bajadas, epígrafe, etc.)

  20. Hola, Agus. Esta vez vengo a discrepar con tu post y con lo que, a través de él, entiendo que dice el libro.
    En primer lugar, considero que tratar de entender y pensar críticamente cómo la sociedad valora (o sobrevalora) la belleza en general y la femenina en particular no debería ser lo mismo que acatar la orden y promover “emponderarse” intentando explotar el “capital erótico” desde la legitimización de algo que existe, pero que no es necesariamente algo a “abrazar” o celebrar.. Además, ¿qué pasa con las mujeres feas o no seductoras?
    Hace algún tiempo escribiste un post muy lindo donde hablabas de cómo criar hijos tratando de correrse de un sistema de valores sexistas. Cómo criar niñas no princesas y niños que pudieran apreciar a las mujeres por otras cosas además de su belleza.
    ¿Dónde queda esto ahora? Si el capital erótico es algo propio de las mujeres y que debemos explotar, ¿les decimos a las niñas que se esfuercen en parecerse a una modelo? ¿Que se metan al gimnasio, hagan dieta y se esfuercen por parecerse a eso que hoy es bello y agrada y abre puertas porque eso es lo que tiene de propio la femineidad? ¿Que se operen si no lo logran? ¿O que se jodan por ser feas y no tener “capital erótico”?
    Por otro lado, no sé de dónde sale lo del 90% de la prostitución de clase media para arriba, pero me parece bien sospechosa la cifra. Sabemos que la prostitución se monta sobre una estructura social desigual.
    Con respecto al poder de la belleza, del que todos somos plenamente conscientes, los ejemplos de hermosas kate mosses son absolutamente intrascendentes a nivel estadístico de cuánto poder puede la valoracion de la belleza reportarles a “las mujeres” en general. Por supuesto que en el caso de ella, la belleza le permitió un ascenso social extraordinario. Pero la mayoría no somos Kate y en los ámbitos donde nos manejamos (fuera de la pasarela) ¿deberíamos esforzarnos por explotar nuestro capital erótico y dejarles los otros capitales a los varones?
    Es bastante extraña la idea de celebrar el ascenso vía capital erótico en una sociedad donde las mujeres peleamos para que no se despreciara cada conquista en distintos ámbitos como algo que no fue producto del esfuerzo o la capacidad sino de nuestras capacidades de seducción y/o entrega de favores sexuales. ¿Qué pasa con quienes no quieren ascender así? ¿No se está embarrando la cancha?
    Pareciera que en realidad se intenta una vuelta de las mujeres a lugares más tranquilizadores: ocupadas por ser bellas.
    Algunas pocas lograrán su objetivo, las otras se cansarán en el intento. La agenda de la autora resulta bastante funcional a los intereses conservadores: Mujer, volvé a ocuparte de la belleza que eso es lo tuyo. Dejále el resto a los hombres.
    .

  21. desde mi perspectiva, acá la cuestión es entender que el capital erótico no es algo que portan las mujeres por naturaleza. la belleza que supone el capital erótico es una construcción social producida por todos y todas, sí, pero no de la misma manera (si no nos quedamos en una sociología pobre donde todos y todas tenemos las mismas posibilidades de actuación y de imposición de reglas cuando no es así, tanto entre varones, entre mujeres, como en la diferencia entre varones y mujeres). por lo tanto cuando hablo de legitimidad, refiero a las construcciones dominantes de lo que es lo bello y de lo que lo bello puede obtener legítimamente o no (sea este un atributo de una mujer, sobre las cuales trabaje la nota básicamente, o de un hombre o de otra construcción genérica. estoy de acuerdo con vos en que el capital erótico si pensamos que es un concepto útil, también puede usarse para los hombres). creo, sin embargo, que la nota pareciera naturalizar el costo y la violencia que hay por detrás del capital erótico que tanto ensalza (lo cual, todo hay que decirlo, no se le escapa a la propia angulita cuando ha escrito sobre otras cosas).
    no me queda para nada claro cómo es que el feminismo como movimiento y como tradición intelectual haya impuesto la “culpa” al respecto de la seducción femenina. esta noción de la feminista mala onda, enemiga de la pija, del glamour y de la depilación (y por lo tanto negadora de sus atributos “femeninos”), para mí, pareciera ser más bien una construcción que se ha puesto a circular en un momento histórico en que las mujeres paulatinamente están avanzando en la lucha feminista, siendo una lucha que asumió una visibilidad impresionante en nuestro país en los últimos diez años.

  22. porque leés tonta, fea, belleza, etc significa que el texto es “lindas” contras “feas”, andá a leer el diccionario que lo leés fenómeno.

  23. me tomé el trabajo de leer varios comentarios -especialmente de las personas que me interesan-, y en todos veo un rasgo común: toman una oración o una palabra y se aferran a ella para reforzar sus prejuicios; por supuesto voy a hacer lo mismo, de eso está constituido el mundo.
    Antes de seguir quiero decir que el capital erótico es un instrumento femenino y masculino, aunque el libro destaca que la mujer es la que puede sacar más provecho de ello, y así avanzar sobre otras cuestiones que, en general, está en desventaja.
    La pregunta por lo tanto jamás puede ser “¿qué pasa con las mujeres feas?”. ¿Por qué esa pregunta? El libro no trata sobre eso, más bien intenta mostrar una perspectiva diferente.
    Finalmente ¿por qué asimilar al capital erótico con la belleza física de las chicas tapas de revistas? En ese sentido ante la pregunta: “¿les decimos a las niñas que se esfuercen en parecerse a una modelo?”, la respuesta es “no, pero sean conscientes de que ser inteligentes en el ámbito social (lo que incluye también a la moda) puede ser beneficioso para ustedes”.
    La propuesta está en poder leer que la belleza muchas veces está disociada de lo físico (mujer modelo style). El capital erótico no es simplemente “gimnasio” o “dieta”, es probable que eso sea una confusión marketinera que provoca el libro, pero es más interesante mirar un poco más allá.
    Tal vez todo -incluso la nota- debiera apuntar a dejar de hablar de feminismo, y pensar más en el prejuicio como el motor social más aceitado y maravilloso de la represión.

  24. Es simplemente un argumento de judo contra el machismo, un sun tzu aplicable a la guerra de los sexos (la simpática y la totalmente antipática), pero mejor todavía sirve este post para desentrañar qué mal entienden todo algunos cuando la cosa roza lo políticamente incorrecto. El gabrielamichelismo abunda.

  25. Totalmente de acuerdo con feminista… parece escrito por un montón de superficiales con exceso de tiempo. Confundir belleza con sensualidad es uno de los tantos errores en el que se incurre. Lamentable

  26. no me cierra la idea de que las mujeres deseen menos que los hombres. se basa en encuestas (supongo) donde la respuestas no son “el deseo en estado natural” sino “lo que mujeres y hombres contestan sobre su deseo” (este estudio sugiere que no es lo mismo: http://www.theguardian.com/books/2013/jul/05/what-do-women-want-extract). Mujeres y hombres somos poseedores de capital erótico (que no se reduce a la belleza clásica, ni a depilarse las piernas, ni a hacer fierros) y lo explotamos o no en distintas situaciones.

  27. es muy bueno este enfoque novedoso! “chicas chicas, si quieren triunfar en la vida histeriqueen y sean un poco putonas!”

    lo que no entiendo es porque esta chica tan talentosa no escribe en cosmopolitan en vez de en este blog piojoso

  28. tooooda la teoría que quieras… ahora, si yo me postulo para secretaria, tengo todas las aptitudes, y al final queda otra mina con dos melones y un lomo que parte la tierra, y en su CV no hay ninguna formación que tenga que ver con secretariado, ponele… todo bien con la mina, pero no podemos dejar de pensar que es un criterio de mierda…
    entiendo el punto, pero creo que si dejamos que esa forma de pensar invada todas las disciplinas… y, es un bajón que una no pueda ser fea tranquila por miedo a que no puedan apreciar todas mis otras aptitudes

  29. Entendí tarde que el post y el libro proponen auto-ayuda para resolver conflictos de género y desigualdad estructural. Mis disculpas, originalmente pensé que la intención era demoler el feminismo y me fuí de boca, con mucho placer. (con placer también veo también que no hubo refutación potente de lo planteado por feminista y por chinchu y que los mejores argumentos postfeministas son de usuarios macho)

  30. No me parece que el post (el libro, no sé porque no lo leí) esté hablando de una guerra de lindas contra feas. Me parece que negar que la belleza facilita muchas cosas (tomando el concepto de belleza como dato porque si no comenzamos otra discusión) sería negar la realidad misma. Ahora: no se habla de qué pasa si no tenés ese capital, y no me parece mal. Supongo que será, también, tema de otra discusión.
    Lo que sí creo, pese a quien pese, es que para superar las guerras sexistas debemos reconocer que el feminismo hace tanto daño como el machismo.
    Las mujeres, en mi (humilde) opinión, tenemos que saber destacarnos con nuestras capacidades. Podemos o no coincidir en que parte de ese capital sea el “capital erótico” (personalmente no comparto), pero sí es cierto que la igualdad de derechos debería empezar por acentuar y explotar las desigualdades intrínsecas a cada género.

  31. Che topolin, no es un toque contradictorio q todo el dia hayas argumentado con la caballeria de machos que me defienden? Bastante retrograda tu opinion

  32. No! Esas eran chicanas. Los argumentos no son míos y estan todos en los comments, sin refutar. Por mi parte, lucho cada día para mejorar mi feminismo.

  33. No he leído el libro que se comenta, pero, de la manera en que se expone la teoría en este post, me parece de una ideología absolutamente rancia y retrógrada que alimenta el machismo y la misoginia de la cultura occidental (de las otras, sean orientales, africanas o de donde sea, no hablo porque no conozco). Vamos por partes:
    1) “Dice Hakim que pretender que las mujeres y los hombres sean iguales en todo sentido es empezar la revolución femenina con el pie izquierdo”. ¿Ajá? ¿Y qué me estas queriendo decir con esto? O sea, más que un argumento, esto es una argucia retórica barata y vergonzosa, pues atribuye a sus opositores un argumento que nunca dijeron. ¿Quien carajo va a sostener que hombres y mujeres son iguales “en todo sentido” cuando hasta para un niño de 2 años es evidente que no es así? El problema no es la desigualdad en, por poner un ejemplo, términos fisiológicos. El problema está en construir, en torno a esas desigualdades primarias (que mejor sería denominar con más corrección”diferencias”), un sistema social que establece desigualdades de manera estructural en otros planos (económico, civil, político, etc.). Lo más grave es que esta estrategia retórica se usa desde hace milenios para desacreditar cualquier movimiento igualitarista (“¿Cómo van a pretender que consideremos a los negros como iguales? ¿No se dan cuenta que somos diferentes? ¡Tienen la piel más oscura!”).
    2) Algunos sostienen, en los comentarios, que el supuesto “capital erótico” también podría ser usado por los varones. ¡Craso error! Están pasando por alto el primer párrafo de la reseña/comentario. Según Bourdieu, para que un recurso se convierta en Capital debe ser valioso y escaso, generando, así, diferencias entre aquellos que lo poseen y aquellos que no. Para la autora que se cita, el “erotismo” se convierte en un capital desde el momento en que la mujer tiene menor deseo sexual que el hombre: “aún en los matrimonios con actividad sexual regular, el hombre siempre quiere más que su esposa. Ese déficit con el que vivirían los hombres nos otorga el poder de negociar. Tenemos algo que ellos quieren”. Lo cual me lleva a
    3) el argumento más fuerte en contra de esta teoría pseudocientífica es que termina contribuyendo a la cosificación de la mujer que denunció siempre el feminismo. La mujer cuenta con ese capital “erótico” por lo tanto debería explotarlo. Es decir, está bien que lo utilice para ascender socialmente, como en los casos que cita Hakim de Kate Moss y la mina que se pagó el doctorado prostituyéndose. ¿Está mal que una mina use sus atributos de esa manera? Para nada. El problema no está ahí. El problema está en naturalizar esas actitudes para convertirlas en modelo virtuoso. Porque, de ser así, lo que terminaría sucediendo, y que esta autora decide pasar sospechosamente por alto (y lo mismo podría afirmarse respecto a la que escribe la nota), es qué sucedería cuando la exigencia venga desde el otro lado: cuando sea el jefe el que le exija a la empleada que se vista provocativamente y, ¿porqué no?, que le otorgue determinados favores sexuales. Al fin y al cabo, si a la empleada no le gusta, siempre va a haber otra dispuesta a someterse a esa situación ya legitimada. Lo cual me lleva a una última consideración:
    4) Plantear la discusión en términos de “mujeres feas” versus “mujeres lindas” es absolutamente estúpido y, peor aún, es reproducir los argumentos misóginos con los que se desacredita al feminismo. No se trata de ser fea o linda (con todos los reparos que se puedan hacer a la definición social de lindo que ya comentaron anteriormente). Se trata de no imponer esa manera de ser como la única legítima. Por más que una mina sea un camión, ¿debería ser siempre evaluada por ese aspecto de su personalidad? ¿qué habría que hacer con ella cuando envejezca, entonces? O, ¿qué pasa si aparece otra MÁS linda, o su jefe se aburre de ella? Por otra parte, ¿no implica, la utilización de esa lógica, imponer a la mujer una preocupación más que al hombre? Así, una mujer, para obtener un puesto, no sólo debería demostrar que tiene la misma o mayor capacidad que un hombre, sino que además se le exigiría que sea atractiva. ¿No es eso sobre-exigirla?

  34. Primero, Angulita, quiero aclarar que no leí el libro y a pesar de haber leído sobre esta autora en otros lugares (desde ohlalá (!) hasta otros blogs http://www.elblogalternativo.com/2012/02/25/catherine-hakim-la-esencia-del-atractivo-personal-es-preocuparse-por-los-demas/ ) haberla leído de vos me hizo tomarla en serio basándome en las tantas veces en que he estado de acuerdo en como entendés las cosas en materia de género y estereotipos sociales, por lo que se lee en libertad condicional.
    Así que intenté tenerle paciencia, y leí este artículo pensando que ibas a hacer una reseña y al final una crítica, pero la crítica nunca vino. Y está bien, claro, es tu opinión, pero a pesar que intenté no he podido evitar sentir cierto tufillo a conservadurismo en el fondo del discurso de Hakem.
    Voy a tratar de resumir las cosas que me hicieron ruido, esperando tener una coherencia: (muchas de las cosas que dijeron feminista y chinchulina arriba las obvio para no ser repetitiva)
    1 – Del post se desprende que la premisa sobre la que se basa toda la teoría es la de “negociación” dando por sentado que las mujeres tienen este producto que son ellas para ofrecer porque los hombres siempre van a demandar. Me parece que de nuevo se esconde la falacia de la sexualidad como algo natural, de la que tanto nos quejamos siempre, cuando no digo que sea estrictamente cultural pero si resultante de una serie de factores donde lo “natural” (que aquí está representado por que el hombre siempre tenga más ganas de coger) es un factor más que puede tener o no peso según cada caso. Innumerables son los ejemplos y todas conocemos uno de hombres que no sienten deseo, de mujeres que quieren coger más que sus parejas, de gente que no sigue este patrón por cualquier motivo y los ejemplos van desde el fetichista al que solo se le para la pija con un zapato azul hasta un tipo que solo acaba si se masturba. Así que si se parte de una premisa equivocada probablemente las conclusiones sean iguales, pero la demos por válida por el propósito de discutir.
    – Dice Hakim que el feminismo pone a la mujer en el lugar de víctima,y que hay más armas para estar en igualdad de condiciones que las que creemos pero son negadas por el feminismo tradicional, enemigo de corpiños y cera de depilar. Me parece un simplismo, me parece entender al feminismo como una búsqueda de que la mujer esté mejor que lo que está ahora y no como la búsqueda última de igualdad. Además terminemos ya con el imaginario de la feminista como una gorda lesbiana que odia la pornografía, la poronga y los zapatos de tacos.
    – “¿El hombre cosifica a la mujer como objeto sexual y visual? De ninguna manera, tener algo que el otro desea ubica a las mujeres en una posición poder y de ventaja para negociar”.
    Está bien, pero si estoy en una pareja, se supone que el hombre también tiene algo que yo deseo, también puede negociarme con eso. No es que el feminismo no pretenda que la mujer sea “cosificada” nunca (en mi opinión para mantener una relación sexual- o por lo menos una buena- es condición esencial que alguien esté en lugar de objeto) sino que intenta desnudar el lugar sistemático de objeto de cuidado, delicado, pasivo, de deseo, etc que tuvo exclusivamente y desde siempre la mujer desde la cultura porque resulta opresivo y limitante. Sugerir que la mujer juegue con eso a su favor, no me parece menos opresivo. De nuevo está implícita una idea de hombre como consumidor y mujer como producto que se “vende” mejor o peor según su capacidad de negociar que nunca puede ser conciliado con la igualdad (en la que, tal vez, ambos puedan ocupar los dos roles).
    – Nadie discute que la belleza abra puertas. Pero eso tendría que hacernos replantear por qué, que clase de imaginarios se promueven, se aceptan, son los que motivan las conductas. Está claro que está muy valorada la imagen, el éxito, la apariencia, etc en la sociedad posmoderna, pero el debate tendría que pasar por cómo desnudar los mecanismos por lo que esto funciona para dejar de promover una sociedad donde estamos todos en carrera por acercarnos frenéticamente a un ideal (que es imposible) en vez de sugerir estrategias para alcanzarlo.
    – Con respecto a la prostitución, solo voy a decir para no redundar que creo como dijo más arriba la chinchulina, que no hay que olvidar jamás que se monta sobre una estructura social desigual. Tanto acá como en Gran Bretaña aunque de modos diferentes.
    Lo que intento concluir es que considero que lo que se esconde es la idea implícita de “elección” atrás de esta teoría. Esa cosa de que “no hay mujeres feas sino mujeres vagas”, ese tufillo de la autoayuda de biografía de steve jobs del self made man, pero llevado a la self made woman: si sos oprimida es porque querés. Porque no desarrollás lo suficiente tu capital erótico, porque fallás en la negociación, porque te dedicás a cuestionar las reglas de juego en vez de hacer que funcionen a tu favor. Y eso me parece peligroso porque invisibiliza el hecho básico de que no estamos en igualdad de condiciones para empezar la negociación. Que es el hecho que el feminismo intenta poner en evidencia para comenzar a cambiar.

  35. Me iba a mandar un comment de tres páginas con citas de Butler y Amina Tyler pero es muy temprano y me da un paja tremenda (¿además de fea seré vaga y tendré completamente jodido mi capital erótico?) así que apoyo y agradezco el comentario de @Sueltame_Pasado que habla por mí en muchos aspectos, pero en especial en aquel que señala la peligrosidad de los argumentos que se autoclausuran. Me niego a que ‘capital erótico’ sea una nueva construcción discursiva pronta a canonizarse. Desconfiemos de todo, así se hizo el mundo. Y no le peguen tanto a @angulita que bastante neutral estuvo, demasiado quizás. Alegría de miércoles.

  36. obviamente los comentarios inteligentes y argumentados no seran contestados, ni por angulita ni por el bot de malvrakiss; ellos no estan para eso, chicos

  37. la autora habló mucho de que la gente se enoja en vez de querer debatir pero entro acá y veo que todos los comentarios más interesantes, pensados y argumentados pasaron ignorados sin ninguna respuesta y la única respuesta que veo de la autora es dándole las gracias por el comment al mogólico de snob killer machine. qué onda? qué pasó con las ganas de debatir? ya pasó? y bue… ¯\_(ツ)_/¯

  38. Me considero defensora de los derechos de las mujeres, en cuanto a violencia, igualdad de oportunidades, reparto de tareas domésticas y crianza de los hijos..Pero estoy totalmente de acuerdo con que contamos con un capital erótico, ambos, mujeres y varones, que ponemos en juego cotidianamente desde la ropa que usamos, la forma en que hablamos y qué decimos. Considero al feminismo como una versión aggiornada del machismo, es decir, si el objetivo es pasar de una patriarcado a un matriarcado la cosa no cambia, sólo cambian los poderosos. Redestribuir los poderes, no en términos de igualdad, sino de capitalizar cada uno lo que puede ofrecer socialmente es una buena forma de conquistar derechos. Una vez en un foro social, donde podía elegir en que charla meterme de las varias que se daban simultaneamente, elegí la de género. Una mina contó que se había divorciado porque el tipo era un banana y todas se pararon a aplaudirla. Salí corriendo. No me gustaría un mundo dividido entre hombres y mujeres en guerra permanente, sino en una permanente negociación de poderes y derechos. No cocino, porque mi marido lo hace, no soy ama de casa porque me aburro….pero no creo que la que cocina sea una sometida.
    En cuanto al capital erótico fijémonos simplemente en las redes sociales, y tendría muchos ejemplos para dar, de personas que pudieron “venderse” atractivamente sin ser vistas y terminaron casándose, conviviendo, teniendo hijos, no sólo porque el otro está lejos sino porque se destruye esa barrera que pone la imagen ante todo. Yo me “vendí” a mi marido por internet dentro de la misma oficina…los dos tímidos, feos, terminamos comprando el capital erótico del otro.
    la violencia, la trata, la prostitución…son otros temas que nos preocupan por igual a hombres y mujeres.

  39. La mitad de la generación de mis viejos esta mandando a la otra mitad “a lavar los platos” y la mitad de la generación de mi hermanito adolescente esta mandando (vía 9gag) a la otra mitad a que le hagan un sándwich. Estas seguro que únicamente son las mujeres las que ven a la cocina como lugar de humillación?

  40. Este comentario está lleno de lugares comunes, prejuicios y profunda ignorancia. Ignorancia de lo que es el verdadero feminismo (no el que te “venden” en la TV y que vos compraste gustoso como un corderito sin chistar…el concepto de feminismo que te conviene comprar). Considerarlo como un movimiento de “feas resentidas” ( y te faltó “lesbianas” y “feminazis”) es gracioso.

    Sobretodo cuando se confunde ser sujeto de deseo con objeto.

    Sujeto de deseo: cuando una mujer expresa su deseo sexual voluntariamente (y claro, la sociedad la ridiculiza con términos como “desesperada”, “calentona” o simplemente ignora que una mujer pueda desear ser sexual…incluso usando su capital erótico)

    Objeto: cuando se difunde la idea de que toda mujer es una “cosa” que está para satisfacer el deseo del hombre (voluntariamente o a la fuerza).

    Entonces hoy si sos mujer y sos sexual sos una puta/desesperada. Si no lo sos.. sos una fea resentida. No parece quedar otra opción…no?

    Con respecto a la foto de las chicas posando….creeme que quien la publicó no se va a rasgar las vestiduras porque “nadie le pediría que pose para la cámara”. Para varios NO ser modelo no es el fin del mundo..aunque te cueste creerlo.

    No creo que “Gente agradable, limpia, sana, de charla inteligente, sin mambos raros” entre en la categoría de “capital erótico”. Y obvio que a la mayoría nos gusta la gente así

    Lo que veo raro es que se quiera fomentar el uso del capital erótico y luego se quejen de la “histeria” o de la “manipulación”.

    O sea, si “aprovechar el supuesto mega deseo sexual masculino (superior al mío) para negociar a mi favor” no es manipulación…la manipulación donde esta?

  41. http://www.youtube.com/watch?v=25kbNSfs05c emocionante lo que explica Dustin Hoffman de su papel en Tootsie; creo que tiene que ver con esta nota: Por otra parte, alguien cree que esa pánfila pueda llegar a negociar algo interesante con esa cara de mamerta? Quiere vender las recetas que daban las bisabuelas a sus hijas cuando no existía la ley del divorcio y tenían que someterse al palurdo que les había tocado de marido, al que tenían que aguantar hasta que la muerte los separe. Es verdad que las mujeres tenemos un poder muy grande, el de no necesitar a ningún hombre para vivir, tenemos el poder de elegir estar con alguien por la simple razón de querer estar y nada más, el mismo poder que tienen los hombres y todas las personas libres. ,

  42. Facebook no es solo la feria de exposiciones del feminismo resentidista, sino de todo fracaso a nivel personal trasladado disimuladamente a la esfera pública/social. Y todos sabemos que ninguna idea basada en la sensación de viudez con respecto a un tercero progresa.
    Un tipo que tengo en amigos, aunque simpático y despierto, un día publicó una noticia de una mujer que prendió fuego a dos tipos que la piropearon en la calle, endosada la publicación con una frase masomenos así “muy bien hecho, lástima que haya terminado presa”, debajo de tal nota se acumulaban los me gusta y frases alegóricas que me recordaron a cualquier viejo vinagre celebrando a los milicos secuestrando chicos de secundaria durante la dictadura, la lógica de estos regodeos chabacanos era la misma: ALGO HABRÁN HECHO.
    No me quedó otra que meterme, no suelo hacerlo porque me parece alimentar al troll, pero no pude contenerme y puse ” Menos mal que no hicieron nada mas, sino capaz que tambien los torturaba antes de matarlos”, una chica me contesto qué como no iba a reaccionar así si ellos le dijeron que la violarían y tirarían a un pozo. Admito que por un segundo me sentí un pelotudo que había picado en su propio prejuicio, convertido en esa clase de persona que describí mas arriba. Hasta que otro prejuicio vino a salvarme “¿No estará exagerando esta muchacha en su naturaleza amarillista de pseudo-feminista posmoderna?”, efectivamente, en ninguna parte de la noticia se mencionaba tal amenaza de los piropeadores, ni en la fuente, ni en la fuente de la fuente (la original). Pero claro “la noticia nunca diría eso porque la redacción es 100% patriarcal”…
    Moraleja: SI te pones sol@ y solit@ en plan radical de “us & them”, que te quede claro : Ahora sos vos contra ellos, pero si dijiste que vengan, presentá batalla, y que sea real no por Facebook.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s