El idioma argentino

article-2269496-17330E38000005DC-494_306x510

Recogido en el transcurso de diversas excursiones involuntarias hacia aquellas arterias profundas donde late el ánimo de constante evolución y metamorfosis del lenguaje, este brevísimo diccionario de términos mezclados y diversos aspira a relevar algunos de esos nuevos usos que conviene saber antes de arrojarse a la experiencia de la vida en comunidad.

Muchos de estos, si no todos, emanan de una fuente de vida bucólica para la cual la dureza lisa del asfalto y el hormigueo de la agitación del Centro son fuerzas extrañas y ajenas, que amenazan la ficción de una hermandad, una colectividad y un código barrial.

Como el simio imaginado por el joven Franz Kafka que redacta su informe para una academia, este documento etnográfico y lingüístico cumple la mera función y el deseo de informar.


Bigote de leche: Dícese del rastro de semen de un hombre que surca la boca de otro reducido a la situación pasiva en una felación. El vínculo metafórico se acentúa a través de la imagen familiar de la niñez y la marca de la leche alrededor de los labios en la merienda. La subordinación entre el adulto y el niño, la sujeción al poder entre el activo y el pasivo, la certeza viril de que una boca es una boca, más allá de los géneros, hacen de esta frase una llave esencial a la hora de iniciar una pelea. Por ejemplo: “Che tucumano, ¿qué te hacés el pija, bigote de leche?”

Envenenado: Dícese de aquello que representa la posibilidad de peligro. En el uso específico se aplica a la capacidad de armamento de las fuerzas de seguridad y a la certeza de que también se aplicaron alguna pasta. Por ejemplo: “Esos hijos de puta del GEOF están recontra envenenados“.

Corte: Palabra de categoría mutante. Puede representar, según los usos de una carnicería corriente, el corte que define una calidad humana pero también los halos metafísicos de una personalidad entera e incluso un escenario supuesto. Por ejemplo: “Ahí viene XXXX que es un traidor y una rata, corte gil, corte basura”. También puede usarse como sinónimo de por lo tanto. “Esos de la Metropolitana andan cada vez más envenenados, corte no son giles”.

Losa (I): Dícese de aquel que no realiza actividad alguna y ha logrado ubicarse, como los primeros filósofos cínicos de la Antigua Grecia, al margen del sistema. En la práctica real, hay menos filosofía helénica que pereza y vagancia. La losa, por lo general, vive en estado de abandono, si es posible drogado y se sustenta a través de una combinación no necesariamente atroz de suerte y caridad. “Miralo al vago aquel, vive de la madre y no hace nada, alta losa“.

Losa (II): Dícese del perfume de la marihuana. Por ejemplo: “Prendí un porro y la losa llenó todo el rancho”.

Faisán: Sinónimo de cigarrillo de marihuana o porro.

Explotada: Dícese de la mujer de proporciones voluptuosas y sensuales. “La Calabró está re explotada, loco”.

Banda: Sinónimo de mucho. Por ejemplo: “Hace banda de años que sigo a todos lados al Bicho”.

Dar play: Acción y efecto de colocar en funcionamiento un dispositivo físico o psíquico cualquiera. “Dale play al cerebro y pensate algo, pedazo de pancho”. También en: “Dale play al trineo que te estamos esperando, Papá Noel”.

Amigo de la brigada: Dícese de aquel cuya actitud conservadora y meliflua pone en riesgo las actividades de un tercero. Sirve para designar a quienes por debilidad de carácter, tendencia a la traición y a la delación deben ser apartados del núcleo duro que defina una actividad cualquiera. “Cuidado con XXXX porque es amigo de la brigada y va a cortar la fuga”.

Cortar la fuga: Acción y efecto de frustrar una acción cualquiera. Por lo general, de manera anticipada. Por ejemplo: “Me cogería a la hermana de XXXX pero XXXX lo sabe y va a cortar la fuga“.

Forzar el baúl: Acción y efecto de vulnerar, bajo la voluntad o la resistencia de la persona en cuestión, el orificio anal en pos de una penetración. Por ejemplo: “Hay dos cosas de las que no se vuelven: que te fuercen el baúl y ponerse la gorra”. 

Ninja: Dícese de aquellos efectivos de las fuerzas de seguridad mejor preparados y armados para reprimir y aniquilar. “Ojo con esos ratis de la brigada porque son ninjas“.

Corta: Sinónimo de “y punto” o construcciones semejantes que dan a entender la entereza y decisión con la que debe formalizarse una decisión o idea. “Si XXXX es un traidor hay que echarlo. Corta“.

De one: Hibridación y préstamo barbárico del inglés. Se traduce por “de una” y en el uso corriente cobra el mismo valor que “corta”. “Si XXXX es un traidor hay que echarlo de one“.

Pincelear: Sinónimo de fornicar.

Bigote: Dícese de aquel que pertenece a las fuerzas de seguridad de manera efectiva o por debilidad del espíritu.

Cabecear: Acción y efecto de realizar una felación. Puede combinarse con el objeto del cabeceo. “El fin de semana viajé a Villa Gesell, no sabés cómo andan cabeceando ombligos las pendejas”.

Cogote: Préstamo del famoso video argentino de la web donde se muestra, en un paisaje agreste, una relación sexual entre hombres jóvenes de, por lo menos, escasos recursos mentales. Cogote es el sujeto pasivo de la penetración anal y por lo tanto sinónimo de una personalidad débil, sometida y cobarde. “Ahí llega XXXX, ¿cómo anda ese cogote?”

Violado: Sinónimo despectivo de cogote. Dícese de aquel que asume una actitud sumisa y pasiva ante toda agresión en su contra. “Fijate que a XXXX lo podés berretinear y no hace nada nunca porque es un violado“.

Billy: Dícese de aquellos sujetos de clase media y clase alta que viven orgullosamente al margen de esta ciénaga de sentidos atravesados por el lumpenaje, la genialidad y el horror. “Ayer anduve con la moto por Palermo…. Alta cantidad de billys paseando con chombitas caretas por ahí…”

Luquear: Acción y efecto de adquirir dinero, generalmente a través de medios legítimos. El verbo deriva del término luca, que designa una cantidad monetaria equivalente a mil. “El pibe de la moto va a luquear la semana que viene y celebramos chiflando un faisán”.

Secuencia: Salidera de estilo cinematográfico. Dícese de la sucesión de eventos alrededor de un hecho de robo que requiere un despliegue y una inversión importante. La palabra suele estar asociada a salideras bancarias. “Un Passat, dos Vento y un Bora venían de contramano por Juan B. Justo en medio de una alta secuencia“.

Pinta: Aquel cuya existencia no remite a ninguna relevancia. Habitualmente utilizado para designar al villero pauperizado hasta la indolencia. Proviene de aquel que está pintado en la vida. “Ese tucumano vende pendrives puerta a puerta y después le tira la manga a su propia vieja; es una pinta“.

Bailar: Sinónimo de fornicar. Por ejemplo: “Aquel pibe es bueno pero solamente se baila gordas”.

Choque: Sinónimo de vástago. Utilizado especialmente para designar a los hijos de una mujer y a las irreparables marcas físicas de esa maternidad. “La petisa tiene dos choques pero se mantiene bastante bien”.

Tirar la de humo: Acción y efecto de retirarse de manera imprevista, al estilo de los ninjas de Oriente. “Fui a ranchear, pintó un alto bigote de leche y tiré la de humo“.

Zarpado en lorcheselin:
Dícese de aquel cuyo cuerpo ha sido sometido a condiciones atmosféricas de alta temperatura y ha sudado copiosamente, al punto en que la transpiración se denota a través del tejido textil de la prenda que lo cubre. La reminiscencia visual alude a quien, de manera análoga, hubiera incurrido en el uso excesivo de una popular eau de cologne llamada Lord Cheseline. “¡El amigo se metió de cabeza en el mingitorio! ¡Zarpado en lorcheselin quedó!”

Sopa de papos: Remite a las condiciones de higiene genital femeninas en verano. No me atrevo a mayor indagación. Ni a ejemplificar. 

Acicalar: Sinónimo de violación sexual. Por ejemplo, como saludo en Facebook: “¡Qué hacés acicalado por Grassi!”

Sal: Sinónimo de lamento. Dícese de aquello que representa una mala noticia. “Las plantitas estaban tirando una buena losa pero las polinizó un lechazo macho y no sirven para nada, una sal“.

Mami: Sinónimo de delicadeza poco viril. Por ejemplo: “-Hay una cucaracha del tamaño de una valija corriendo entre la comida. -¿Y cuál es? ¿Estás muy mami hoy?”

4 comentarios en “El idioma argentino

  1. te dejo mis aportes para la nota
    palabras del diccionario tucumano:
    ite: vete
    maver: permiso
    nmavrakis: individuo parloteador e incisivo, pero en el fondo cobarde e inocuo. ej: ese tipo me mira mal. dejalo, es un nmvrakis.

  2. aporto uno mas:

    “gabbardini”: Se trata de un sujeto masculino que si bien es claramente heterosexual, utiliza en su vestimenta ciertos elementos que le otorgan un tinte homosexual o “gay”. Por ejemplo, “¡ mirá la chombita rosa que se puso el Pocho, alto gabbardini !”

  3. Hola. Muy bueno. Una observación: la marca “Lord Cheseline” era famosa por la “gomina” o fijador de cabello. Abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s